04 Oct

Ordinarias historias de redadas

En la mañana de ayer, en localidad Hato Mayor, un barrio de la zona este de la ciudad de Santiago de los Caballeros, la Dirección General de Migración se presentó de madrugada, entre las 5 y las 6.30, para una redada de migrantes indocumentados.

En la pensión Yuli Pan se llevó 35 de los 40 huéspedes, mientras que en 4 pensiones cercanas al colegio “El Chino” se llevó 60 personas más.

Los vecinos dominicanos que asistieron a los hechos dan testimonio de como la violencia fue la protagonista de los hechos y, por primera vez, se utilizaron armas de electrochoque.

Una vez más, hubo dinero que desapareció durante el transito de los oficiales de migración por las habitaciones y los migrantes fueron despojados de sus celulares y correas. No tenemos informaciones sobre la restitución de los mismos.

Entre las personas deportadas está la señora Marilus Gabriel, madre de 6 niños, todos nacidos en República Dominicana: Islina (14 años), Ismani (12 años), Clemitha (11 años) e Ismania (9 años) son dominicanos, mientras que sus hermanos Smith (6 años) y Junior Reli (4 años) se encuentra en el limbo juridico creado por las autoridades Dominicanas. Los seis hermanos estudiaban y están registrados por el Ministerio de Educación.

Otra persona deportada es la señora Udeline que tiene cuatro hijos: Dalka (9 años), Milka Baubrin (6 años), Fitz Sandro (4 años) y Sonson (3 años). La señora ya había salido a trabajar y fue apresada en los alrededores de su casa. No le fue permitido volver a buscar sus hijos y fue llevada sola. Una vecina se ha ocupado de preparar los menores para ir a la escuela y se ocupará de ellos hasta el regreso de la madre.

Otra familia afectada fue del señor Delimá Antonio y su esposa Mata. Fueron llevados con sus sietes hijos, todos nacidos en República Dominicana: Delimár, Meleaguete, Louly, Auston, Peter, John y Yolette Fis.

La señora Dieula Lebron tiene 8 hijos. Los tres más grandes, Clervison (14 años), Edwuard (13 años) y Velson (17años) esta tarde dejarán sus pupitres del Liceo Vespertino de Hato Mayor vacíos.

El Director General de Migración ha afirmado que no està de acuerdo con los tratados sobre Derechos Humanos y los organismos que vigilan sobre el tema, por eso nos limitamos a señalar que, una vez más, fueron violadas las leyes dominicanas que no permiten robos y violencias por parte de los oficiales y garantizan el derecho a la educación. También fue violado el acuerdo sobre repatriaciones firmado por el Estado Dominicano en el 1999.

related posts