21 Sep

Aclaraciones sobre el caso del Sub-director de Migración herido la madrugada del martes

Algunos periódicos han reportado ayer y hoy la noticia de un sub-director de migración que resultó herido. Vista la ambigüedad con que determinados periodistas acostumbran reportar las noticias, hemos visitado el lugar para reconstruir los hechos.

En la madrugada del martes, alrededor de las 2.30 AM, agentes de migración llegaron frente a un grupo de casas habitadas por dominicanos y haitianos a pocos metros del cruce de Naranjal, en el municipio Cayetano Germosén. Rompiendo las puertas, las personas no identificadas, entraron en varias casas, entre otra en una donde vive, desde hace más de 10 años, un migrante con su esposa, tres hijos (dos con documentos dominicanos porque nacieron aquí) y un hermano. Visto que en el pasado, supuestos agentes de policía, se metieron en las casas para saquearlas, los migrantes empujaron fuera a los agentes de migración y, en la conmoción, uno de los migrantes tomó un colín para defenderse e hirió el sub-director, como respuesta fue herido a la pierna con un disparo. En la agitación del momento, la mayoría de los migrantes de las casas vecinas se escondieron en los platanales, hasta que los agentes se marcharon. Volviendo a las casas encontraron que faltaban varias personas, entre las cuales estaba la mujer con tres niños (dos de los cuales dominicanos), y algunas pertenencias, un pasaporte y aproximadamente 31.000 pesos que estaban en la casa. Una de las personas que fue repatriada, y que ya se encuentra nuevamente en su hogar, nos contó que fueron llevados directamente a Dajabón, y él se devolvió enseguida. De los tres menores repatriados uno acababa de empezar el primer curso de bachillerado, uno el séptimo curso de primaria y uno todavía no había entrado a la escuela.

Estos hechos nos fueron contados tanto por los migrantes haitianos como por los vecinos dominicanos que viven en el lugar y que fueron despertados por el ruido.

Una vez más tenemos que condenar todo tipo de violencia, en primer lugar la violencia física que ha provocado dos heridos.

También hay que resaltar como toda la situación, una vez más, es fruto de múltiples violaciones a la ley que se han vuelto sistemáticas, como las redadas nocturnas con violaciones de la propiedad privada y apropiación de bienes y dinero de los migrantes con estatus migratorio irregular y el incumplimiento de la Ley de Migración, tanto por parte de los migrantes como de las autoridades.

La falta de cumplimiento del Artículo 151 (sobre el Plan de Regularización) hace que las personas que viven en las casas donde se han dado los hechos, sean irregulares. Todos tienen varios años, hasta décadas trabajando en República Dominicana y no tienen posibilidad de regularizar la situación migratoria por las trabas que pone la Dirección General de Migración.

Las prácticas de saqueo y robos que acompañan redadas y “controles” quitan institucionalidad y sentido de justicia a las acciones de las autoridades.

Reiteramos nuestra condena a cualquier forma de violencia, física o estructural y solicitamos nuevamente un llamado a las autoridades para que se cumpla con las leyes.

Quisiéramos llamar la atención sobre el hecho de que el cumplimiento del Art. 151 de la Ley de Migración, que compete al Consejo Nacional de Migración, será, cuando el Presidente Danilo Medina decida encargar a personas competentes para este fin, un cambio histórico que favorecerá:

  • El fortalecimiento del estado de derecho;
  • El respeto de los derechos humanos;
  • La disminución de la corrupción de las autoridades públicas;
  • El control de las fronteras;
  • La inserción en la seguridad social de todos los trabajadores;
  • La disminución del gasto publico en personas indocumentadas;
  • La implementación de las políticas públicas en el tema de educación;
  • La lucha a la evasión fiscal.

related posts