10 Jun

Analizan en CEFASA la problemática del río de GURABO

El pasado viernes 8 de junio, se realizó en CEFASA un conversatorio sobre la problemática del río de Gurabo. En el mismo participaron el ingeniero Francisco Borbón, Sub-director de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Santiago; el licenciado Pedro Francisco de la Cruz, Director Provincial de Medio Ambiente; el ingeniero Eduardo Rodríguez. Secretario de organización de la Sociedad Ecológica del Cibao; y el señor Yanki Uceta, Presidente del Consejo Ecológico Medio Ambiental de Gurabo.

Según los panelistas, los principales problemas que afectan el río de Gurabo son: contaminación, deforestación y bajo caudal.

La contaminación menor se presenta  en la cuenca alta, muy contaminado en la cuenca media y altamente contaminado en la cuenca baja; la misma viene dada por el vertido de residuos sólidos y la descarga directa de aguas residuales e industriales. Los factores que facilitan esta contaminación son el crecimiento demográfico, caracterizado por asentamientos humanos muy desorganizado y sin planificación; falta de conciencia y desconocimiento ciudadano de lo que son los recursos naturales y el cuidado de los mismos; falta  de ordenamiento territorial y un sistema cloacal precario (en algunos sectores no hay); y un sistema de recogida de basura deficiente, dado que las calles de acceso son estrecha, con poco espacio de maniobra para los camiones recolectores.

La deforestación en la cuenca alta viene dada por la falta de protección de las autoridades correspondientes y la falta de un plan de manejo integral de la problemática que afecta a la mayoría de los ríos del país; en cambio en la cuenca media y baja está marcada por la pérdida de la franja de 30 metros lineales de protección que establece la Ley 64-2000,causado por los asentamientos humanos desordenados y el afán de lucro de unos cuantos que prefieren ocupar esta franja sin costo alguno en vez de establecerse en lugares regulados. Esto implica la tala indiscriminada de árboles, sin importar especie y la disminución del caudal.

El bajo caudal está influenciado por la deforestación, sedimentación del cauce y la  cementación de los suelos. Se estima que en época de lluvia el caudal que observamos en la cuenca media y baja es alrededor de un 50% de agua natural y un 50% de agua residual; en cambio en época de sequia es un 20% natural y un 80% residual. Esto ha causado  un limitado uso de dichas aguas, dado su turbiedad y mal olor, perdida de la flora y fauna, falta de oportunidad para practicar  actividades deportivas, culturales y recreativas, daños patrimoniales y en tiempo de mucha lluvia pérdidas humanas y materiales.

Vista esta problemática, hay muchos que piensan que se hizo tarde para recuperar nuestro río de Gurabo. La opinión de nuestros panelistas invitados es que si se puede recuperar. ¿Qué se debe hacer?, elaborar e implementar un proyecto integral que incluya la protección de la cuenca alta; recuperación, regularización y reforestación de la franja de 30 metros lineales a ambos lados del rio en las cuencas media y baja, que permitan desarrollar actividades deportivas, culturales y educativas; regular los asentamientos humanos, comerciales e industriales; y dar facilidades a la comunidad para que puedan conectarse al sistema sanitario. ¿De qué manera?, a través de una alianza estratégica entre la comunidad (juntas de vecinos, asociaciones, clubes, grupos ambientales) y las instituciones responsables (Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ayuntamiento Municipal de Santiago, CORAASAN, Procuraduría de Medio Ambiente) e involucrar asociaciones y grupos interesados con experiencia en el tema, como la Sociedad Ecológica del Cibao, Pastoral de Medio Ambiente, entre otras.

related posts