08 Mar

Carta a las mujeres, del padre José Núñez, director de CEFASA

Un caluroso saludo a todas las mujeres en su  día.

Con mucho cariño deseamos dirigir estas palabras a las mujeres en su día. No  queremos hacerlo sin antes reconocer la tenacidad de sus luchas incesantes por la libertad y la equidad. Mucho hemos de aprender de ustedes para conseguir objetivos tan nobles y justos para la humanidad. Desde 1910, fecha en que se proclama el día internacional de la Mujer, en Copenhague, ustedes no han cesado de reivindicar sus derechos con propuestas muy concretas. Han sido ejemplo de cómo incidir en la sociedad en temas fundamentales de la convivencia humana, como: derecho al voto, igualdad de la mujer en condiciones de trabajo, estudios, política y en todo tipo de participación ciudadana.

“Desde esos primeros años, el Día Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimensión mundial para las mujeres de los países desarrollados y en desarrollo.  Este día ha contribuido a que la conmemoración sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica. El Día Internacional de la Mujer es cada vez más una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia [1]”.

Hoy podríamos afirmar que hemos avanzado mucho en la libertad y los derechos de la mujer. El discernimiento sobre los temas de género se ha convertido en instrumento de cambio y las personas que trabajan por los derechos de las mujeres se constituyen en una fuerza viva que alimenta las esperanzas de sus comunidades. Gracias a la insistencia de su lucha, la mujer se ha empoderado  y ha ido consiguiendo participar en la vida política, económica, social y cultural de una manera importante. Un gran número de investigaciones muestran que las inversiones en las mujeres se relacionan positivamente con la reducción de la pobreza y el aumento de la prosperidad económica. En Republica Dominicana las mujeres son mayoría en el mundo universitario y con alta calidad de rendimiento. Se ha demostrado que cuando “las mujeres avanzan los países progresan [2]”.

Esto no quiere decir que se ha conseguido todo. Hay mucho camino por recorrer. La violencia de género ha crecido en los últimos años. El empoderamiento de la mujer debe ser acompañado por una formación de la sociedad que pueda acoger este proceso. El machismo es muy evidente en las diferentes instituciones sociales y especialmente en el seno de la familia. Sigue siendo un gran reto asumir esta lucha, que no es solo de la mujer, sino de toda la sociedad. Podríamos decir que la justicia y la paz pasan hoy por el proceso de la emancipación de la mujer. Es decir, por la libertad, la igualdad de derechos y la equidad de género.


[1] Cfr. Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, historia de la mujer, en UNO, marzo 2011.

[2] Cfr. Liliana Ayalde, Embajadora de los EEUU de America en Paraguay.

related posts