13 Jul

El pobre no le agrada ni al Gobierno ni a los funcionarios

Por: Regino Martínez, SJ.

Es necesario hablar sobre la situación en el país creada a partir del Paro Nacional Ciudadano convocado a través de Foro Social Alternativo (FSA) y otras organizaciones de la República Dominicana. Es triste, temeroso, y quizá frustrante para los empobrecidos que sufren la política fondomonetarista de precios, sin reacomodo salarial, tener que llegar a la huelga contra las autoridades (hoy peledeistas) para que estas sepan de  las condiciones difíciles en que ellas están viviendo por la sordera, indolencia e indiferencia de los Ministros de su gabinete.

La falta de interés de las agotadas y actuales corrompidas autoridades en querer resolver de verdad la situación de los ciudadanos/as tiene su mejor muestra en los cuatro meses que no le llega la subvención económica al hospital Matías Ramón Mella, asunto que ya hemos denunciado públicamente.

La retención no se sabe por qué es, la supuesta falta de fondos para pagar los 600 mil pesos correspondiente a esos meses para la salud del pueblo fronterizo, contrastan con los 3 mil dólares mensuales que se les paga a las llamadas botellas, que en Dajabón las disfrazan de vice cónsules y otros vice ministros, a los/as cuales se les ve más en las calles exhibiendo sus placas que preocupados por las soluciones locales y/o nacionales.

Hay cosas que son necesarias, sin embargo, las prioritarias; sobre todo aquellas como la salud, alimentación, educación y los servicios de agua y de la electricidad y seguridad pública; deben de estar por delante de gastos que lo que hacen es garantizar la reproducción del Gobierno, más no del cambio existencial de la población dominicana.

Y me pregunto, ¿cómo puede una madre de familia subsistir todavía?, haciendo hielo, helados, palomitas de maíz, vendiendo en un colmado o en puesto de pollo, tal vez haciendo jugos o mabí; pero con qué electricidad, con que gas, si el gas esta por las nubes, y el peor de  los servicios que ha tenido este país es la energía eléctrica, ahora privatizada a través de las EDEs.

Las pérdidas económicas son grandes para los comercios y colmados, así como las tiendas y pulperías, los súper mercados, las amas de casa, los negocios y cafeterías, debido a que no cuentan una planta o un panel solar para poder reducir los costos de ausencia de la luz artificial.

Yo pienso que el gobierno gana más no ofreciendo el servicio eléctrico, sin embargo, ocurre que, cada semana le aumentan el precio al gas y conjuntamente con ello el costo de todos los productos que se adquieren en un colmado; entonces, “aparejeme ese cangrejo” .

Pues en verdad quienes se benefician de estas alzas incontrolables son los intermediarios, los grandes comerciantes, empresarios y funcionarios, los cuales ponen a sufrir a los empobrecidos y necesitados de los barrios marginados y clases medias.

Por eso, quiero concluir con esta idea a partir de esta reflexión que he escrito: los sectores marginados y los empobrecidos no les agradan al Gobierno y sus funcionarios, entonces, el camino único hacia la escasez es la vía hacia arriba que favorece la riqueza de muchos empresarios/as.

De ahí que, este último paro nacional realizado el lunes 11 de julio, convocado por el FSA y muchas otras organizaciones de la República Dominicana, significa un preludio del escenario político eleccionario del 2012 con el cual tendrán que lidiar los gobernantes actuales.

related posts