23 May

Policías matan a un inocente y la procuraduría no toma medidas

El pasado viernes 22 de abril del año en curso, Viernes Santo, a las 4.30 PM, una patrulla de la Policía Nacional (camioneta blanca) detuvo y aprehendió en la calle 15B de Gurabo a un ciudadano haitiano, Maurile Anilus. Esta persona, residente en Puerto Plata y que se encontraba en Santiago para visitar unos familiares, fue cargada a fuerza mientras salía hacia una casa vecina donde iba a prepararse para asistir a la celebración de su iglesia. La camioneta se dirigió a la Carretera Luperón donde dobló en dirección de la ciudad y un grupo de personas, transitando frente al Club Mambuiche, pudieron escuchar los gritos del hombre que desde el vehículo estaba llamando la atención de los pasantes. El vehículo dobló en la calle 13, al lado de CEFASA, en dirección de la carretera Los Rieles. El hombre fue encontrado muerto el sábado 23 de abril a las 10.00 AM en la carretera Don Pedro, con evidentes marcas de brutal violencia, incluyendo unos aspectos que dejan entender que su cuerpo fue arrastrado por un vehículo en movimiento.

Sobre este hecho el fiscal adjunto encargado ha comunicado que se empezaron las investigaciones ya el martes 26 de abril, después que el 25 de abril fue presentada querella. Contactado reiteradas veces por nuestra institución, hemos recibido promesas de un informe rápido, ya que los policías responsables habían sido identificados.

Como institución hemos recibido noticia de que un policía de Gurabo ha estado recogiendo informaciones sobre el personal de CEFASA que se ocupa de dar seguimiento a este caso. Hemos leído este hecho como una posible amenazas y, por eso, hemos informado las autoridades en una carta dirigida al General de la Cruz Martínez el día 3 de mayo.

A la fecha de hoy ninguna medida se ha tomado en contra de los asesinos que siguen en la calle ejerciendo sus funciones, con todo el peligro que esto conlleva para la población. Hemos solicitado reiteradamente a la procuraduría información sobre el caso y se nos contestó que hubo mucho trabajo y que no se pudo dar seguimiento, pero que está en la agenda el punto de convocar los policías sospechosos.

Quisiéramos subrayar algunos aspectos:

– Una persona, sin ningún motivo ni acusación, fue aprehendida en la calle el Viernes Santo, brutalmente asesinada (y posiblemente torturada previamente) y hay fuerte sospecha de que unos policías fueron implicados (o protagonistas) de los hechos.

– A causa del “mucho trabajo” que tiene la procuraduría no se han tomado medidas aun teniendo la querella de los familiares de la víctima, los nombres de los policías en la mano y la presión de nuestra institución interesada al respecto de los derechos de toda persona.

related posts